La butifarra dulce es un embutido característico del Empordà que tanto se puede presentar cruda como seca. Para su elaboración, en El Graner utilizamos carne magra cruda de cerdo, azúcar, piel de limón y sal, casi a partes iguales. El resultado, un producto que era uno de los caprichos del genio Salvador Dalí.

Se suele consumir más bien seca, aunque los platos con la butifarra cruda aún se mantienen: frita, asada al horno, hecha a la brasa o de la manera más tradicional, cocida con manzana. Hoy os presentamos una receta para elaborar con manzana.

Elaboración

Primero, pinchad las butifarras para evitar que se revienten durante la cocción. Después, doradlas ligeramente en una cazuela de barro con una mezcla de manteca y aceite de oliva. Dadles la vuelta y añadid el agua, la cáscara de limón, la rama de canela y el moscatel o la garnacha. Deben quedar bien cubiertas.

Dejad que cuezan despacio, para que el jugo se caramelice. A media cocción, añadid las manzanas peladas y cortadas en octavos, dejando que cuezan conjuntamente con las butifarras para que los dos productos se vayan incorporando y los sabores queden bien ligados. Servid las butifarras calientes, acompañadas con una rebanada de pan de payés, antes del postre.

 

 

Ingredientes

4 butifarras dulces de El Graner

3 manzanas reinetas

Aceite de oliva y manteca de cerdo

1 cáscara de limón

1 rama de canela

Agua

1 dl de garnacha o moscatel