La butifarra negra es otro clásico de la charcutería catalana muy apreciado para todo tipo de preparaciones gastronómicas. El Graner la elabora con las partes menos nobles, carnes y recortes grasos, aliñados con sal, pimienta y sangre. Hoy os presentamos una nueva receta para comerla con legumbres, un plato que os apetecerá mucho ahora que hace tanto frío.

Elaboración

Primero, pelamos las cebollas y las cortamos bien finas. Después, las ponemos en una sartén con un poco de aceite de oliva. Es importante tener siempre la sartén destapada. Durante 5-7 minutos, lo mantenemos a fuego vivo y lo movemos sin parar. Cuando la cebolla esté bien impregnada, disminuimos el fuego al mínimo y lo vamos removiendo. Poco a poco, la cebolla se vuelve melosa y dorada. Cuando la grasa se separe y permanezca en el fondo de la sartén, la cebolla ja estará en su punto.

A continuación, reservamos la cebolla y troceamos la butifarra negra para que quede rasgada. Después, la ponemos en una sartén cuando el aceite esté bien caliente, y la salteamos durante dos minutos.

Mezclamos la cebolla confitada, los garbanzos cocidos y la butifarra negra y lo salteamos dos o tres minutos. El toque final será añadir un poco de sal gorda en el plato.

 

Ingredientes

1 butifarra negra de El Graner
400 g de garbanzos
2 cebollas
Aceite de oliva
Sal gorda