Tipos de embutidos

Vamos poco a poco: hoy en día, muchas personas no viven en el campo o en pueblos pequeños y no tienen vista la cultura del embutido y la elaboración tradicional, artesanal, de toda la vida. Por tanto, no todo el mundo llega a una carnicería-charcutería conociendo las diferencias entre un embutido curado, uno escaldado u otro crudo. Por ello os proponemos esta clasificación:

Embutidos curados

Los embutidos curados son aquellos que, una vez embutidos dentro de la tripa, han pasado por todo un proceso de secado natural, colgando durante un determinado tiempo. Tradicionalmente, este proceso de secado se llevaba a cabo en las casas de payés, donde se colgaban los embutidos de las vigas del techo de la bodega o la buhardilla. Hoy en día, se cuelgan igualmente para secarse y, dependiendo del tipo de embutido, necesitará más o menos tiempo para adquirir la calidad óptima. También hay algunos que se pueden consumir antes de llegar a ese punto, dependiendo del gusto del consumidor. Hay quien prefiere las longanizas tiernas y hay quien las prefiere ¡duras como una piedra! Los embutidos curados acostumbran a ser elaborados con carnes más selectas porque tiene que pasar por un proceso de curación que potencia su sabor y calidad.

Estos embutidos suelen comerse crudos, tal como vienen, y siempre son deliciosos cuanta más calidad tenga la carne y más artesanal sea su elaboración. Y los hay para dar y tomar: longanizas, fuets, cabeza de lomo, panceta, chorizo, magret

Embutidos cocidos (o escaldados)

Los embutidos cocidos se elaboraban tradicionalmente el mismo día de la matanza del cerdo, porque frecuentemente se utilizaba la sangre del animal, pero eran los últimos en elaborarse porque se aprovechaban muchas sobras del resto de embutidos elaborados a lo largo de la jornada. Se cuecen previamente y así se venden; se consumen de esta forma o bien pasados por la paella. También tienen un montón de variedades, siendo las más conocidas el “bull” (blanco o negro, según si lleva la sangre del cerdo), la butifarra de huevo, las butifarras negras o blancas, la butifarra catalana

Embutidos crudos

Son embutidos que se venden crudos, y hay que freírlos o cocerlos para poder ser consumidos. Un claro ejemplo son las butifarras, que hay que pasar por la paella, pero que resultan deliciosas; o las salchichas, conocidas en todas partes.

Otros embutidos

También hay variedades de embutidos, más alejadas de las tradicionales, que son fumadas, semifumadas (mortadela y salami) o curadas y fermentadas, como la sobrasada de Mallorca.


En El Graner conocemos todos los tipos de embutidos y vendemos los más típicos y tradicionales de la provincia de Girona.

Compra en nuestra tienda online de embutidos y los tendrás en casa en 48h.

¿Queréis saber más? ¡Venid a preguntar a nuestras charcuterías de Figueres i Vilafant!