La diabetes es una de las enfermedades más habituales en la población, causada por un desorden metabólico en el que el cuerpo no consigue regular la cantidad de azúcar de la sangre. Así, las personas que padecen de diabetes deben tener especial cuidado con su alimentación, pues muchos alimentos quedan totalmente prohibidos. Pero ¿qué pasa con los embutidos? Si bien es cierto que muchos de ellos hay que evitarlos en este tipo de dietas, existen otros que, ocasionalmente, pueden permitirse. Os lo explicamos:

Embutidos que no debe consumir un diabético

Los embutidos muy grasos quedan prohibidos en dietas especiales para personas con diabetes. Así pues, el salchichón, el chorizo, el fuet o la mortadela, es mejor dejarlos de lado.

Embutidos que sí puede consumir un diabético

Pueden consumirse, aunque con moderación y ocasionalmente, el jamón serrano –mejor el ibérico– es apto para diabéticos, al igual que el jamón cocido o el fiambre de pavo, ya que son bajos en grasa. Sin embargo, son contraindicados si, además, se tiene la tensión alta o complicaciones renales.


En El Graner elaboramos todos nuestros embutidos de calidad de manera artesana; si tenéis cualquier duda, os informaremos con mucho gusto.